¿Cuáles son las ventajas de entrenar en ayunas?

En primer lugar, aclarar que no te va a pasar nada por entrenar en ayunas. No es malo y es seguro. Hazlo progresivamente:

  • Te ayudará a usar tu propia grasa como fuente de energía.
  • Durante el día, mientras hay luz natural, nuestro entorno hormonal es más favorable a hacer ejercicio y te ayudará a conciliar el sueño.
  • Te ayudará a que te dé menos ansiedad con la comida: en el anterior artículo ya comenté que el hecho de comer menos veces al día te va a ayudar a tener menos ansiedad.

En definitiva, rompe el ayuno con alimentos ricos en proteínas y grasas saludables. Tendrás la mente más despierta y tu cuerpo lo agradecerá, ya que le estarás dando muchos nutrientes. Si quieres puedes ingerir algún carbohidrato para reponer el glucógeno, pero primero las proteínas y las grasas.


Ejemplos prácticos

Si desayunas:

Cena pronto el día anterior, entre las 20 y las 21h, y a la mañana siguiente toma un café solo o un té verde y entrena a las 9h-10h de la mañana. Cuando acabes, el desayuno te sabrá a gloria.

Salado: huevos con aguacate y jamón serrano.
Dulce: un bowl de kéfir con frutos rojos y coco rallado.

Si no desayunas:

Eres de los míos. Café solo o té verde o una infusión de cúrcuma y jengibre y a las 14h o así entrenas. Luego una buena comida con proteínas, grasas saludables, hidratos de carbono nutritivos y vegetales.


Casos en que el ayuno intermitente está contraindicado

  • Mujeres con menstruaciones irregulares o con TCA (Trastorno de la Conducta Alimentaria).
  • Embarazadas y lactancia, ya que los requerimientos calóricos son más elevados.
  • Niños, aunque podría ser viable en aquellos con epilepsia refractaria u obesidad y síndrome metabólico.
  • Ancianos con sarcopenia.
  • Inmunodeficiencias o que toman inmunosupresores.
  • Pacientes con demencia, insuficiencia renal o cardíaca.

Conclusiones

  • El ayuno intermitente simplifica tu alimentación y tu día a día.
  • Te ayuda a saber cuándo tienes hambre de verdad.
  • Eres más productivo por las mañanas.
  • Si vives obsesionado o el hecho de tener que ayunar te genera más ansiedad, quizá no sea la mejor opción para ti.
  • Haz que tu vida y tu alimentación se adapten a tu estilo de vida. No vivas por y para comer.
  • Saltarte el desayuno y alargar más de 14 horas la ventana de ayuno sin haberse adaptado previamente puede generar un estrés excesivo al cuerpo y acabar provocando una mala relación con la comida que te provoque más ansiedad.


Artículo escrito por Aldo Pisa, entrenador personal graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y Técnico Superior en Dietética.


Fuentes:

Effect of breakfast on weight and energy intake: systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials. https://www.bmj.com/content/364/bmj.l42

Eric Helms, PhD, CSCS Andrea Valdez, MS Andy Morgan, BS José Carlos De Francisco Víctor Reyes Alberto Alvarez. (2019) The Muscle and Strength Pyramid – Nutrition

Świątkiewicz, I.; Woźniak, A.; Taub, P.R. Time-Restricted Eating and Metabolic Syndrome: Current Status and Future Perspectives. Nutrients 2021, 13, 221.

Early Time‐Restricted Feeding Reduces Appetite and Increases Fat Oxidation But Does Not Affect Energy Expenditure in Humans. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/oby.22518

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s